• En el Grupo Médico Santa Paula (GMSP), se han extremado las medidas de bioseguridad en los espacios para la consulta, hospitalización y cirugía de pacientes con coronavirus; también se cuenta con un área de obstetricia especial para parturientas portadoras del virus

 

Ante el significativo aumento diario de casos de coronavirus y la naturaleza altamente contagiosa de este patógeno, los especialistas advierten de la necesidad de contar con áreas de atención aisladas y distintas en los centros de salud, para recibir -de forma separada- tanto a pacientes que tengan esta infección viral, como aquellos que no, brindando los servicios médicos requeridos, sin que exista riesgo al contagio.

 

El director médico adjunto del GMPS, Dr. Rafael González, explica que, desde febrero de este año, en esta institución se ha establecido una zona de triaje exclusiva para la consulta y el diagnóstico de pacientes con COVID-19, al igual que para la hospitalización de personas que ya presentan los síntomas propios de la segunda y tercera etapa de la enfermedad.

 

Hospitalización

 

En la etapa 2 de la infección, los pacientes presentan síntomas como: baja saturación de oxígeno en la sangre, y el virus ha afectado los tejidos pulmonares, por lo que requieren ser trasladados a hospitalización, en otra área exclusiva del GMSP, apartada de quienes se recuperan de una cirugía, por ejemplo.

 

“Allí, le brindamos el tratamiento con oxigenoterapia, corticosteroides y anticoagulantes, con un manejo seguro en el piso 4 de la clínica; espacio que posee una zona especial para estos casos, sin comprometer la salud del resto de los pacientes y del personal que trabaja en la institución”, indica González.

 

Con información de nota de prensa