La pirosis o acidez, o como lo conocemos coloquialmente ardor en el pecho, es lo que se conoce como Enfermedad por Reflujo Gastroesofágico (ERGE). Dicha patología puede manifestarse con tos crónica, cambios en el tono de voz, modificación de las cuerdas vocales, laringitis, dificultad para tragar, e incluso infecciones respiratorias bajas, a nivel de los pulmones.

La mayoría de las personas que lo sufren suelen tratarlo con medicamentos como antiácidos, digestivos, e incluso algún tipo de dieta, pero en ocasiones nada de esto es suficiente para eliminarla, ya que solo alivian los síntomas de ardor. Para estos pacientes existe la cirugía antirreflujo, procedimiento minimamente invasivo realizado por laparoscopia, lo cual permite una recuperación inmediata.

La cirujano bariátrico Marjori Echenique asegura que “no hay límite de edad para realizarla, siempre que el paciente tenga una condición vascular y respiratoria compensada. No implica ningún riesgo adicional a los inherentes a cualquier otro procedimiento quirúrgico, y es totalmente efectiva en pacientes delgados. Para los pacientes obesos es mejor la cirugía bariátrica porque con la cirugía antirreflujo existe un alto índice de recurrencia del reflujo”. “El caso de las mujeres es por causa netamente hormonal”, señala la doctora Echenique, quien explica que durante el embarazo se eleva la progesterona y esto provoca disminución en la presión a nivel del esfínter esofágico inferior, causando el incómodo reflujo.