• Pese a la situación mundial de confinamiento y las condiciones propias en Venezuela

 

Nota de prensa.-La fecha es de especial orgullo por enmarcar la trayectoria y el esfuerzo de mantener sus operaciones durante medio siglo, cualidad de las empresas que practican la adaptación ó el llamado Darwinismo empresarial.

Este año llega a su aniversario número 50 K-T-DRA, empresa pionera en la producción industrial de alimentos congelados, liderando el mercado nacional tanto por la calidad de sus productos, como por su producción ininterrumpida, asegurando así su presencia en los puntos de venta a lo largo de este tiempo.

Entre los aportes hechos a la industria durante los años transcurridos, está la elaboración a gran escala de sus productos: arepitas, tequeños y discos de masa fácil, mismos con los que se inició la marca y que en la actualidad siguen siendo de alta demanda.

Lo anterior, además de garantizar una mayor participación en el mercado, con el tiempo también consolidó en el gentilicio criollo un nuevo ícono gastronómico, en referencia al tequeño, reconocido como una marca país ante propios y extranjeros.

Si bien es cierto, que con los años la empresa ha logrado diversificar su catálogo adicionando nuevas propuestas como las tortillas de maíz, pastelitos rellenos, y otros rubros como la pulpa de frutas y vegetales congelados, esto presupone un gran esfuerzo dada la inestabilidad económica, social y política del país en la última década, lo que exalta la alta capacidad directiva para mantener a flote cientos de empleos.

El modelo de negocio
La fabricación a gran escala de sus productos claves, masas y tequeños, permitió a la empresa atender la necesidad del consumidor final, por una parte, y a la vez generar oportunidades de negocio con distribuidores interesados en la comercialización de dichos rubros con marcas propias, siendo el caso de algunas cadenas de supermercados tales como Excelsior Gamma, Plan Suarez y Automercados Plazas.

Por tanto, una persona interesada en este tipo de rubros al momento de acudir al punto de venta de su preferencia seguramente encontrará más de una opción, cuya decisión de compra recaerá en la oferta que presente mayores incentivos.

Esta estrategia ciertamente estimula la libre competencia, y a la vez beneficia a los proveedores que participan en la cadena producción, distribución y comercialización, arrojando un balance positivo para el sector productivo interno.

Objetivos firmes

Entre los objetivos más firmes que persigue esta marca de alimentos, se encuentra el de conquistar otros mercados en la Región, lo que se traduciría en un enorme premio al esfuerzo de este equipo de trabajadores y directivos al exportar productos venezolanos, por al menos, otros cincuenta años.