Julio Alcalá| +SN.- Uniformes Attdrys, empresa dedicada al sector textil desde hace 27 años, ante la crisis mundial sanitaria, tomó tiempo para replantearse sus operaciones y la organización de su producción; lo que conllevó un significativo esfuerzo de interpretación, reajustes y redefiniciones. Es así, como fue creado el programa Liderazgo adaptativo que lleva por nombre: Sigue adelante. Una fórmula con visión que propone orientar el camino para enfrentar los desafíos y retos post pandemia con actitud positiva e innovadora.

Todos necesitamos adaptarnos a las nuevas condiciones, superar los miedos y decidirnos a seguir adelante

 

Michael Rondón, directivo de la empresa, lo resume de este modo: “Todos necesitamos adaptarnos a las nuevas condiciones, superar los miedos y decidirnos a seguir adelante. Se trata, fundamentalmente, de darnos cuenta de que debemos convertir este desafío en una oportunidad. Entender que ya no podemos hacer las cosas del mismo modo, que debemos crear nuevos procedimientos, nuevas formas de trabajar, nuevos acuerdos comerciales y toda una nueva relación con los equipos que colaboran con la empresa, los trabajadores y por supuesto, nuestros proveedores y clientes.”

La primera acción que tomaron estuvo dirigida a reenfocar la actividad de la empresa. “¿De qué modo podíamos contribuir a la solución de los múltiples retos que el COVID-19 le planteaba al país?, reflexiona Michael Rondón. “Fue allí cuando decidimos paralizar toda nuestra producción de uniformes que estaba en curso y dedicar el 100% de nuestra operatividad a la fabricación urgente de una cantidad significativa de tapabocas para donar a hospitales, entes públicos y privados y a todas aquellas organizaciones vinculadas al combate de la pandemia, así como a sectores que lo requerían con prioridad para protegerse. Una parte de lo producido se destinó, igualmente, a la comercialización.”

Por esta iniciativa comenzó a surgir el concepto de “Liderazgo Adaptativo”. De alguna u otra manera, la rápida reacción de Uniformes Attdrys, fue el paso que dio una parte del sector empresarial privado, para contribuir, con acciones concretas, a la lucha y prevención del COVID-19, pero también se convirtió en un acto significativo de la empresa privada para señalar el camino que conviene seguir en una situación tan desafiante como la que la pandemia le plantea a la estructura económica y productiva del país.

A pesar de que la pandemia afecta severamente toda la actividad productiva de las empresas, representa también la oportunidad para revitalizar factores de liderazgo que pueden darle al tejido empresarial venezolano un nuevo impulso

Para Rondón, a pesar de que la pandemia afecta severamente toda la actividad productiva de las empresas, representa también la oportunidad para revitalizar factores de liderazgo que pueden darle al tejido empresarial venezolano un nuevo impulso.

Hoy el mundo ya no es el mismo. Quienes reaccionemos con mayor rapidez, podremos adaptar nuestras empresas y seguir adelante

 

“Tenemos que revisar nuestras ineficiencias–reflexiona Michael Rondón–, analizar todo el contexto gerencial, la vitalidad de nuestras cadenas productivas y a partir de allí, diseñar respuestas organizacionales y productivas novedosas. Hoy el mundo ya no es el mismo. Quienes reaccionemos con mayor rapidez, podremos adaptar nuestras empresas y seguir adelante. Esa es la base de lo que estamos haciendo. Estamos decididos a seguir adelante y lo vamos a hacer porque lo necesita Venezuela, lo necesitan nuestros trabajadores».

Coordenadas
Instagram: @UniformesAttdrys
Twitter: @Attdrysworkwear
Facebook: Attdrys Workwear